martes, 21 de agosto de 2012

NO TE RINDAS...










NO TE RINDAS...


No te rindas, aún estás a tiempo
De abrazar la vida y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Abrir las esclusas
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas por favor, no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se acalle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tu seno.
Porque la vida es tuya y tuyo también, el deseo
Porque lo has querido y porque yo te quiero
Porque existe el vino y el amor es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Bajar el puente y cruzar el foso
Abandonar las murallas que te protegieron,
Volver a la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida, remontar los cielos.
No te rindas, por favor, no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tu seno
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque tienes alas y puedes hacerlo
Porque no estás solo,  y porque yo te quiero


Mario Benedetti


                    

jueves, 13 de enero de 2011

DESAMOR

DESAMOR

Cuando duele el alma de desilusión,
sientes un vacío en el interior,
va pasando el tiempo…
y un desasosiego, cada vez mayor,
se instala dentro, de tu corazón,
pidiendo a gritos, un poco de amor…
un poquito de amor, que un día te dieron…
y ahora no…
Llega la monotonía, pierdes la ilusión…
aún queda cariño, se perdió el amor…
quieres conquistarlo, volver a encontrarlo,
pero él no…él se acostumbró,
ya no queda nada de aquella ilusión…


Y de pronto un día, vuelve la ilusión,
otro te ofrece, lo que él te negó
palabras de cariño, vuelven a tu oído,
y a tu corazón…y éste confundido,
cree que ha encontrado, de nuevo el amor…
y una nueva lucha, surge en tu interior…
te sientes culpable, de una traición…
y te duele el alma, porque en tu corazón…
se instaló el amor…y el desasosiego…
es cada vez mayor.

Isa Piñeira Álvarez

video




Nota: Para oír el vídeo pausa la música, lista de mixpod, al final de la página

Safe Creative #1101188279581

© todos los derechos reservados

miércoles, 24 de noviembre de 2010

PALABRAS...Y SENTIMIENTOS



PALABRAS…Y SENTIMIENTOS

A veces las palabras transmiten nuestros afectos, otras están vacías, carentes de sentimiento…
palabras vanas, palabras huecas, que elevan su voz al viento, para decir lo que queremos oír, engañándonos a un tiempo…

Hay palabras dolorosas, que no queremos oír, palabras que nos lastiman y por crueles duelen…

Y hay palabras hirientes, que hacen daño sin querer, pronunciadas con dolor y llenas de sentimiento… palabras que transmiten, un dolor intenso, que nos enganchan, que nos duelen…y en lo más profundo retumban, aturdiendo el pensamiento...
Son palabras…sólo palabras para decir cuánto siento!

Palabras habladas, palabras escritas, palabras no dichas, que quedan en pensamientos…
Y en lo profundo del alma, una voz sin palabras habla, y algo nos mueve por dentro…

Y hay palabras bonitas, que con dulzura infinita, transmiten a quien queremos, nuestro cariño inmenso…

Palabras encadenadas, que solas no dicen nada… y palabras aisladas, que dicen todo, sin añadir nada.

Y hay silencios intensos, que en ausencia de palabras, hablan con sentimiento…
y en lo profundo del alma, siempre sobrarán palabras, porque para querer… sólo basta un sentimiento.

              Isa Piñeira Álvarez

Dale al play y escúchalo con música:







Nota: Para oír el video pausa la lista de mixpod al final de la página.




Safe Creative #1012088030328


                                                           © todos los derechos reservados

martes, 29 de junio de 2010

LOS SENTIMIENTOS




LOS SENTIMIENTOS

Los sentimientos, unos más fuertes que otros,
pero siempre sinceros...
son esos afectos, que llenan mi alma...
y me arrastran por la senda de la vida.

Son los lazos que unen nuestras vidas,
esos sentimientos cruzados,
de los que dependemos,
...unas veces intensos, otras confusos,
me llenan, me pueden, me dominan,
me aturden, me acongojan, me fascinan...
y estallan como una llamarada,
...me encienden, cuando menos me lo espero,
y despiertan en el fondo de mi alma,
para subir como un nudo a mi garganta,
y salir...como lágrimas furtivas.

Isa Piñeira Álvarez




Nota: Para oír el video, pausar la música (lista de mixpod) al final de la página.
Safe Creative #1012088030472

© todos los derechos reservados

lunes, 28 de junio de 2010

CUANDO EL CORAZÓN HABLA...



CUANDO EL CORAZÓN HABLA...

Cuando el corazón habla,

la mente calla...

los sentimientos fluyen,

los pensamientos escapan...

sobre el corazón nadie manda.

Surgen espontáneas las emociones,

que a menudo nos embargan,

no se puede controlar,

lo que nos recita el alma.



Cuando el corazón habla,

...mil lágrimas rotas

en el fondo de mi alma,

luchan por no salir,

no quiero pensar,

no quiero sufrir,

no quiero llorar...

para no morir

...y la mente calla.


Isa Piñeira Álvarez





Nota: Para oír el video pausar la música (lista de mixpod) al final de la página


Safe Creative #1012088030625

© todos los derechos reservados

ELEGÍ LA VIDA


ELEGÍ LA VIDA

No quise dormir sin sueños:
y elegí la ilusión que me despierta,
el horizonte que me espera,
el proyecto que me llena,
y no la vida vacía de quien no busca nada,
no desea nada más que sobrevivir cada día.

No quise vivir en la angustia:
y elegí la paz y la esperanza,
la luz,
el llanto que desahoga, que libera,
y no el que inspira lástima en vez de soluciones,
la queja que se denuncia, la que se grita,
y no la que se murmura y no cambia nada.

No quise vivir cansado:
y elegí el descanso del amigo y del abrazo,
el camino sin prosas compartido,
y no parar nunca, no dormir nunca.
Elegí avanzar despacio, durante más tiempo,
y llegar más lejos,
habiendo disfrutado del paisaje.

No quise huir:
y elegí mirar de frente,
levantar la cabeza,
y enfrentarme a los miedos y fantasmas
porque no por darme la vuelta volarían.

No pude olvidar mis fallos:
pero elegí perdonarme, quererme,
llevar con dignidad mis miserias
y descubrir mis dones;
y no vivir lamentándome
por aquello que no pude cambiar,
que me entristece, que me duele,
por el daño que hice y el que me hicieron.
Elegí aceptar el pasado.
No quise vivir solo:
y elegí la alegría de descubrir a otro,
de dar, de compartir,
y no el resentimiento sucio que encadena.
Elegí el amor.

Y hubo mil cosas que no elegí,
que me llegaron de pronto
y me transformaron la vida.
Cosas buenas y malas que no buscaba,
caminos por los que me perdí,
personas que vinieron y se fueron,
una vida que no esperaba.
Y elegí, al menos, como vivirla.

Elegí los sueños para decorarla,
la esperanza para sostenerla,
la valentía para afrontarla.

No quise vivir muriendo:
y elegí la vida.
Así podré sonreír cuando llegue la muerte,
aunque no la elija...
...que moriré viviendo.

Rudyard Kipling

domingo, 27 de junio de 2010

SI (IF)



SI (IF)

Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor
todos la pierden y te echan la culpa;
si puedes confiar en tí mismo cuando los demás dudan de tí,
pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;
si puedes esperar y no cansarte de la espera,
o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras,
o siendo odiado no dar cabida al odio,
y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduría...
Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;
si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;
si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso
y tratar a estos dos impostores de la misma manera;
si puedes soportar el escuchar la verdad que has dicho,
tergiversada por bribones para engañar a los necios,
o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida
y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas...
Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta,
y perder, y comenzar de nuevo por el principio
y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;
y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos,
a servirte en tu camino, mucho después de que hayan perdido su fuerza,
excepto La Voluntad que les dice "¡Continuad!".
Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud
o caminar entre Reyes y no cambiar tu manera de ser;
si ni los enemigos, ni los buenos amigos pueden dañarte,
si todos los hombres cuentan contigo, pero ninguno demasiado;
si puedes emplear el inexorable minuto
recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos,
tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más,… ¡serás un hombre, hijo mío!

Rudyard Kipling